Home | Actualidad | Pound fit, la rutina para entrenar al ritmo del rock

Pound fit, la rutina para entrenar al ritmo del rock

En pleno crecimiento en el mundo, el pound fit es un nuevo sistema de entrenamiento y se practica con palitos similares a los que se usan para tocar la batería.

BJUw6UtPx_WEB

Imagen cortesía clarin.com

“Pound”, en inglés, significa “aporrear”, “golpear”. Sí, como lo saben hacer los grandes ejecutantes de este instrumento, Ringo Starr, Roger Taylor o Charly Alberti.

Las creadoras de esta disciplina fueron dos estadounidenses amantes del rock, que se encontraron en Los Angeles, Cristina Peerenboom y Kirsten Potenza. El programa, al que llamaron “Rockout, workout”, combina ejercicios isómetricos (se tensan los músculos durante un período de tiempo), cardiovasculares, de pilates y yoga.

Aseguran que reduce los niveles de cortisol, disminuye la presión sanguínea, sincroniza los hemisferios del cerebro, estimula la liberación de endorfinas y reduce los dolores crónicos.

Las clases duran unos 50 minutos y sus creadoras sostienen que durante una sesión se llega a dar unos 15.000 golpes. Una vertiginosa sucesión de tamborileos. Según el rendimiento de cada persona, se queman de 400 a 900 calorías. Para alcanzar mejores resultados, se recomienda que se practique cinco veces por semana.

“El pound es un sistema muy divertido porque, siempre al ritmo de la música, te enfocás en los golpes que pegan con los palitos y, de esa manera, dejas de pensar en el ejercicio que estás haciendo y en los dolores que empiezas a sentir”, explica una instructora de esta disciplina en la que se trabaja el abdomen, los glúteos, las piernas, los brazos y la espalda.

Y agrega: “Al día siguiente de la actividad, mis alumnos me mandan mensajes para decirme que les duele todo el cuerpo porque trabajaron músculos que ni siquiera sabían que tenían”.

En general es una práctica expandida entre las mujeres, pero también hay hombres que se han sumado a los redobles como rutina de entrenamiento.

Los palitos -o “sticks” en inglés- aquí se llaman Ripstix, pesan el doble que los comunes (unos 200 gramos) y son de plástico verde flúo. En su página de Internet, poundfit.com, las instructoras explican que no es casual que el color de estos elementos sea tan estridente: “El color ayuda a que el cerebro detecte más rápido los movimientos que proponen las profesoras”.

http://www.clarin.com/buena-vida/fitness/pound-fit-rutina-entrenar-ritmo-rock_0_HkmgOStwl.html